Más de 400.000 espectadores podrán hacer esta prueba en 85 pantallas 3D de toda Catalunya. Este sencillo examen autodiagnóstico de dos minutos se proyectará justo antes de todas las películas 3D desde octubre hasta enero de 2012. El test permite detectar defectos en la visión binocular, un problema que afecta a más de cinco millones de españoles, un 12 por ciento de la población.

Este fin de semana llega a las pantallas un estreno mundial: el primer test de visión binocular en los cines. La iniciativa tiene como protagonista a Víctor, el primer óptico optometrista tridimensional de la historia, y forma parte de la campaña “Viu en 3D!”, impulsada por el Col·legi d’Òptics Optometristes de Catalunya (COOOC), TV3 Televisió de Catalunya y el Gremi d’Empresaris de Cinemes de Catalunya, con el aval de la Facultat d’Òptica i Optometria de la Universitat Politècnica de Catalunya.

El objetivo de esta sencilla prueba, de dos minutos, es detectar defectos en la visión binocular, un problema que afecta a 900.000 personas en Catalunya y más de cinco millones en España, y que dificulta, e incluso puede llegar a impedir, apreciar los efectos del 3D. La campaña estará en cartelera hasta enero de 2012, llegando a más de 400.000 espectadores y con la colaboración de más de 800 ópticos optometristas y 85 pantallas 3D.

El test visual de Viu en 3D! es una sencilla prueba autodiagnóstica básica de visión binocular que se proyectará en 85 pantallas 3D de toda Catalunya justo antes de comenzar la película. Dura sólo dos minutos y consta de tres tipos de pruebas. Este test ha sido producido íntegramente por TV3 Televisió de Catalunya y está avalado por la Facultat d’Òptica i Optometria de Terrassa.

El encargado de explicar a los espectadores los pasos que se han de seguir para realizar correctamente este test es Víctor, el primer óptico tridimensional del mundo. “Es un personaje que hemos creado a propósito de esta campaña. Es una mano que representa el signo de la victoria de la visión binocular, porque con la visión conjunta y coordinada de los dos ojos ganamos en calidad visual”, explica Lluís Bielsa, vicepresidente del COOOC. “Además, tiene su propia web, www.victor3d.cat, dirigida al público general y donde se informa de diferentes aspectos de la visión binocular, incluido el test que se proyecta en las salas de cine”.

Por otro lado, los espectadores también recibirán un folleto informativo sobre la visión binocular: por qué vemos en 3D, síntomas de alerta ante un posible problema visual, consejos sobre visión, etc. Se repartirán más de un millón de dípticos en los cines y en las ópticas participantes en la campaña impulsada por el COOOC.

El 12 por ciento de la población, incapaz de apreciar el efecto 3D

Mareos, dolores de cabeza, cansancio o visión doble son algunos trastornos que pueden aparecer viendo una película en 3D. Además, en la vida cotidiana se pueden presentar otros signos como, por ejemplo, dificultad para calcular las distancias, esfuerzo al fijar la vista cuando se lee, déficit de comprensión lectora… e incluso bajo rendimiento escolar. “De hecho, es una de las principales causas de fracaso escolar y de bajo rendimiento laboral”, afirma Alfons Bielsa, presidente del COOOC.

Se calcula que casi un 12 por ciento de la población, que equivaldría a más de 900.000 catalanes y a cinco millones de españoles, es incapaz de percibir las imágenes en 3D. Basta con una pequeña disparidad en la coordinación entre los dos ojos o “con una diferencia de agudeza visual entre un ojo y otro por una graduación no actualizada de las gafas, por ejemplo, para que la visualización de la película en 3D no sea óptima”.

¿Cuáles son los principales signos de sospecha?

Las personas que no perciben los efectos 3D son justamente las que sufren alteraciones en la visión binocular poco evidentes. “Si es lógico que una persona con visión de un solo ojo no pueda apreciar los efectos en 3D, podríamos suponer también que es lógico que una persona con una buena agudeza visual en los dos ojos pueda percibirlos perfectamente. Pero esto no es necesariamente así”.

Si tenemos molestias, sensación de fatiga o detectamos que los más pequeños ponen una cara inexpresiva ante los espectaculares efectos del cine en 3D, podemos tener la certeza de que, efectivamente, existe una alteración binocular. Cuando esto sucede, lo más conveniente es visitar a un óptico optometrista para que realice un análisis optométrico completo, no sólo para detectar si hay miopía, hipermetropía o astigmatismo, sino también para revisar la visión binocular.

El problema acostumbra a solucionarse en la mayoría de los casos con una actualización de la graduación, con terapia visual i/o lentes prismáticas, acompañadas de recomendaciones ergonómicas y posturales.

Más información en www.medicinatv.com