Las gafas de sol, como las bicicletas, son para el verano, ¿o no? Pues no, porque las gafas de sol deberían de ser utilizadas durante todo el año para asegurar la máxima protección para los ojos.

Todos tendemos a utilizar las gafas de sol exclusivamente durante los meses de más calor, cuando el sol nos golpea con mayor fuerza. Y es cierto que la funcionalidad de las gafas de sol para reflejar la luminosidad del sol es especialmente importante durante los meses del verano, pero, ¿qué hay de la otra protección?

¿Qué hay de la protección de los ojos ante los rayos ultravioleta? ¿Alguien ha dicho que los rayos UV sólo sean dañinos durante el verano? Nadie, porque sería una barbaridad científica, ya que los rayos UV están presentes durante todo el año y pueden provocar los mismos efectos, con independencia de la estación en la que nos encontremos.

Por ello, es importante utilizar gafas de sol de manera habitual, incorporarlas a nuestra vestimenta habitual para protegernos de los rayos UV durante todo el año, no sólo en verano.

Es más, en invierno y dependiendo de donde vivas, puede nevar. En este caso, el reflejo que provocan los rayos del sol sobre la nieve puede afectar de manera importante a nuestros ojos, incluso más que el efecto del sol en un día caluroso de verano.

Incluso, y aunque pueda sonar extraño, hay que considerar seriamente la idea de que los niños utilicen siempre gafas de sol para proteger sus ojos cuando se encuentran en el exterior. Por lo tanto, la próxima vez que veas un niño llevando gafas de sol, no pienses que es muy mono o que sus padres son unos enfermos de la moda, nada de eso, simplemente piensa que sus padres saben lo que hacen y que quieren mantener la salud de los ojos de su hijo de la mejor forma posible.

Más información en: www.gafassol.net